Este año 2017, las porciones de Matot y Masei van juntas, por ello, después del texto sobre Matot,
encontrarás el de Masei, en esta misma página

Matot

Este capítulo tiene 112 versículos. Según la Guematría —numerología kabbalística—, 112 está formado por 86 (el valor numérico de Elohim, el Nombre de Dios en la dimensión de Zeir Anpín) más 26 (el valor numérico del Tetragrámaton, el Nombre de Dios en la dimensión de Maljut). Esto revela que conectar con la lectura de Matot nos ayuda a unir los Mundos Superiores e Inferiores, juntando Zeir Anpín y Maljut. Leer este capítulo elimina cualquier distancia que sintamos entre nosotros y el Mundo Superior pues nos quita cualquier sensación de desconexión o vacío que podamos sentir en nuestras acciones, pensamientos o, efectivamente, en cualquier área de nuestra vida.

Rav Berg escribió sobre Matot

Debemos tener presente que la realidad física no tiene ninguna relevancia excepto actuar como una interferencia en nuestro ejercicio del libre albedrío. No existe más que la conciencia. Nosotros nos estorbamos a nosotros mismos; conciencia es todo de lo que se trata.

¿Qué es un voto? Un voto se refiere sólo a la realidad física. Cuando decimos: “Quiero hacer esto o aquello”, ya hemos creado la situación. Entonces, ¿por qué si decimos que queremos un millón de dólares no aparece al instante? Es porque tenemos que desarrollar nuestra conciencia hasta el punto en el que ésta pueda ser elevada a un estado de certeza. Entonces, tendremos control de la realidad física. Sólo nosotros traemos el caos a nuestra propia vida; somos nosotros los perpetradores, no el mundo. La Torá intenta enseñarnos que un voto se refiere a cualquier cosa en el nivel físico que representa al caos.

Sólo al hacer una introspección podemos eliminar la fuente, el Kéter, de nuestro caos. Si entendemos la fuente del caos, podemos eliminarlo. Los psiquiatras y psicólogos tratan el efecto. Conozco a alguien que ha asistido a terapias psicológicas por 30 años y, cada vez que hablo con él, me dice que está mejorando. La pregunta que le hago es: “¿Por qué sigues yendo?”.

El relato de la anulación de los votos está allí para decirnos que los hombres y las mujeres tienen su propio tipo de conciencia. La mujer se refiere al Efecto; el creador, quien desarrolla las cosas, el hombre es el canal. ¡Y sabemos que la mujer es más importante! Si leemos la Torá con minuciosidad, observamos que dice que el voto sólo puede anularse el día en que el padre o el esposo lo escuche; no una semana o incluso un día después. Esto es para enseñarnos que podemos desarraigar el caos sólo en el día en que aparece; en el momento que reconocemos el caos, podemos desarraigarlo. Una vez que se ha manifestado, ya no puede ser anulado.

Para encontrar artículos publicados que te conectan con la energía de Matot y sus lecciones, haz clic aquí 

 

Masei

Este capítulo de Masei se lee siempre entre el 17 de Tamuz y el 9 de Av, un período espiritualmente oscuro conocido como el “tiempo de la Luz Preservada”. Dado que este período cae durante el mes de Cáncer (Tamuz), podemos usar esta oportunidad para superar la enfermedad del cáncer, cuya raíz está en este mes. La enfermedad del cáncer no es necesariamente física; de igual manera puede estar presente en las relaciones de las personas, en su capacidad de generar sustento y en sus negocios. Leer y conectar con este capítulo puede ayudarnos a eliminar el cáncer en todas sus formas, y también ayuda a prevenir que éste ocurra en primer lugar.

Rav Berg escribió sobre Masei

Masei es acerca de los viajes de los israelitas en el desierto —de aquí a allá, etc.— por casi toda la lectura. Estas ciudades ya no existen; no podrías ni siquiera encontrarlas en un mapa. Pero, ¿de verdad crees que vienes aquí a escuchar sobre los israelitas yendo de lugar a lugar, a ciudades que ni siquiera existen hoy en día? Rav Shimón dijo que esta lectura, cuando es leída superficialmente, está llena de estupideces; los israelitas salieron de Egipto y viajaron de un lugar a otro, como decir que yo viajara de Brooklyn a Nueva York. ¿Tengo que repetir que viajaré de Nueva York a California? ¿Tengo que decirles que viajo de Nueva York a Brooklyn, y después a Los Ángeles, y así sucesivamente? Es casi como si faltaran cosas por escribir acerca de ello en la Torá y la repetición de las andanzas de los israelitas ocupa la mayor parte del capítulo. ¿Por qué?

Conté cuántas veces fueron de una ciudad a otra, cuántas veces hablaron acerca de un viaje a ciudades que ya no existen actualmente. ¿Pueden imaginar que esto se trata de un viaje que ocurrió en el transcurso de 40 años? ¿Se imaginan sentarse con un amigo y contarle por dónde anduvieron durante un período de 40 años?

Hay 42 estaciones en Masei. El Zóhar dice que las contemos, así que las conté.

Como kabbalista, debes saber el significado de 42; este número representa al Aná Bejóaj. Los números son el idioma oculto. ¿Pero qué significa la conexión con el Aná Bejóaj? Hemos aprendido que es una conexión muy poderosa porque el mundo fue creado a partir de 42 letras, y estas letras controlan a toda la Creación. Pero sin una perspectiva kabbalística, ¿cómo puedes entender que regresamos al momento original de la Creación, tiempo después de que haya ocurrido? ¿Quiere decir que vamos a controlar lo que ocurrió hace 5761 años? ¡Sí, porque tenemos el Aná Bejóaj! ¡Eso es lo que es, eso es lo que hace!

En Rosh Jódesh, decimos: “Esta es la semilla”. Lo que sea que está en la semilla, se encuentra allí. Si en la semilla hay algo contaminado, lo manifestará aquello que germine de la semilla. Es por eso que tenemos todas las meditaciones y conexiones en Rosh Jódesh: para controlar la semilla del mes. Steven Spielberg pensaba que era ficción, pero nosotros estamos creando control.

Pero, ¿cómo podemos controlar algo que ya ocurrió? Supongamos que alguien se enferma. ¿Cómo podemos regresar y controlar la semilla de esa enfermedad? Estamos muy, muy cerca de la eliminación del tiempo, el espacio y el movimiento.

Eso es el Aná Bejóaj, la remoción y la eliminación del tiempo, el espacio y el movimiento. No tengan miedo, esto llegará. De todo lo que trata la Kabbalah es de alcanzar aquello que la ciencia tomará 5.500 años en alcanzar a partir de ahora. Eso es lo que está disponible para nosotros: regresar en el tiempo, regresar a la Creación original y eliminar el caos que estaba destinado para nosotros y el mundo.

Para encontrar artículos publicados que te conectan con la energía de Masei y sus lecciones, haz clic aquí