RAV YEHUDA ÁSHLAG – PRINCIPIOS DEL SIGLO 20 

Rav Áshlag fue el Kabbalista más trascendente de nuestra generación. Tal vez el único hombre, que realmente entendió – y ayudó-  al avance y transformación del siglo 20.

Rav Áshlag rompió con la tradición de más de 4.000 años que mantenía el gran poder de la Kabbalah dentro de los escritos místicos del Ari. Como llegó el tiempo de actuar, las antiguas bóvedas de la Kabbalah fueron abiertas por las manos de este reconocido sabio.

Rav Áshlag explicó que el Zóhar previó la físicalidad del mundo material de hoy y su influencia sobre la realidad espiritual. En estos tiempos, hombres motivados por sus propios intereses, la intelectualidad y el ego rechazan la sabiduría espiritual como a una plaga. Sólo aquellos que buscan la verdad con corazón puro son capaces de encontrar esta sabiduría. Estos enfoques se expresan en su tratado kabbalístico: Una Entrada al al Árbol de la Vida. 

''En una generación como la nuestra, no hay nada que temer para revelar abiertamente la verdadera sabiduría'' 

El año era 1922. Rav Áshlag estableció el primer Centro Kabbalah en la ciudad de Jerusalén. El aprendizaje se puso a la disposición de aquellos que eran estudiantes avanzados de religión, y mayores de 40 años.

Muchos rabinos de su generación aplaudieron esta histórica apertura.  Otros se opusieron vehementemente, avivando las flamas de la controversia que rodeaba la diseminación de esta sabiduría espiritual. Rav Áshlag fue golpeado afuera de su sinagoga. Fue abandonado sangrando en las escaleras de su templo, y sólo por ofrecer sabiduría al prójimo. 

Rav Áshlag  profundizó en la Kabbalah Luriánica con fervor devoto. Reveló algunos de los mayores secretos que la humanidad no había conocido jamás. Pero gran parte del mundo no prestó mucha atención a su acto histórico, ni pudo tampoco percibir su influencia.

Los escritos del Rav Áshlag abordan temas que tienen que ver con la remoción del caos –caos que ha devastado a la humanidad desde tiempos inmemoriales. Conceptos como la relatividad, viajes al espacio, sanación y otros aspectos que afectan el bienestar de la humanidad fueron abordados por el Zóhar hace mas de 2.000 años.

La genialidad de Rav Áshlag residía en su habilidad de extrapolar esos secretos de los escritos del Ari de hace 500 años. Conforme se fueron revelando los misterios, se fueron agregando en el inconsciente colectivo de la gente, incluyendo sus homólogos que trabajaban en el mundo de la  física. Una vez más, el “efecto  monolito” estaba en acción.  A nivel invisible y espiritual, su trabajo inició la explosión tecnológica del siglo XX.

Bendecido con inmensos poderes de meditación y percepción, Rav Áshlag escribió:

"La redención depende del aprendizaje de la Kabbalah. Si la gente rehúsa estudiar la espiritualidad, entonces  pobreza,  guerra, desolación,  muerte y destrucción cubrirán al mundo."

Rav Áshlag dejó el mundo físico en 1954 en la fiesta del Yom Kippur. dejando el legado de la primera traducción del Zóhar del arameo original al hebreo. Este monumental tomo incluye un comentario profundo y lúcido que revela los secretos del Zóhar ocultos por tanto tiempo, y su relevancia en nuestras vidas. Otro notable legado fue su amado estudiante el Kabbalista Rav Yehuda Brandwein quien lo sucedió como líder espiritual del Centro de Kabbalah.