RAV SHIMÓN BAR YOJÁI- 70 D.C.

Debido a un decreto del Emperador Romano, Rav Shimón Bar Yojái buscó refugio en una cueva en Peki’in, Israel, por 13 años. Durante este largo tiempo de penoso aislamiento, recibió instrucción en la Kabbalah. Sus maestros fueron Moisés y Elías el Profeta, quienes lo visitaron en visiones. 

Cuando el liderazgo del Imperio Romano cambió de manos, Rav Shimón y su hijo regresaron a Jerusalén. 

Para proteger los secretos del universo que le habían sido revelados, Rav Shimón le encargó a uno de sus discípulos –Rav Abba- que plasmara sus enseñanzas por escrito. Rav Abba tenía el extraordinario don de escribir en un lenguaje abstracto o en metáfora, y parábolas. De esta forma, los secretos estarían a salvo, hábilmente escondidos dentro de recónditas historias, haciendo difícil para los que no lo merecen captar y aprovecharse de este antiguo poder y así, nace El Zóhar, el más grandioso trabajo en la Kabbalah.

Hasta este día, el Zóhar o Libro del Esplendor es conocido como el más sobresaliente y absoluto trabajo dentro de la sabiduría kabbalística.

El Zóhar expuso ideas y conceptos que estaban adelantados por siglos para su época. En una era en la que la ciencia determinaba que la tierra era plana, el Zóhar representaba nuestro planeta como esférico, con personas experimentando el día y la noche al mismo tiempo en diferentes zonas horarias.

El Zóhar describe el momento de la creación como una explosión como el Big Bang. Habla de un universo que existe en 10 dimensiones. Explora la noción de universos paralelos. Estas especulaciones fueron consideradas como herejes y atemorizantes. Aún así no eran las más fantásticas que aparecían en el Zóhar. Esa denominación pertenece a la siguiente idea…

Rav Shimón dijo que el Zóhar es más que un libro de secretos y sabiduría espiritual.

Es un poderoso instrumento que da energía,  es una herramienta que salva la vida con el poder de traer paz genuina, protección, sanación y realización a aquellos que lo posean. 

El Zóhar puede encender el alma de una generación, siendo un catalista de cambio profundo y transformación en de la conciencia del hombre y de la sociedad. 

En otras palabras, justo como un pequeño foco ilumina una habitación oscura, la luz espiritual del Zóhar puede iluminar la mente de los hombres para esclarecer los misterios del cosmos. De acuerdo con los kabbalistas, estas inadvertidas influencias eventualmente ayudarán a formar el destino de la humanidad, en tanto que la presencia del Zóhar se extienda en nuestro mundo.

Rav Shimón afirmó que llegaría un día en el que aún un niño de 6 años explorararía la sabiduría espiritual de la Kabbalah. Pero hasta que ese tiempo llegue, los manuscritos originales del Zóhar deberían permanecer ocultos. Dichos manuscritos fueron escondidos por siglos.

El eclipse de la Luz espiritual del Zóhar coincide con la época del oscurantismo, una época en donde en cada aspecto de la civilización – incluyendo la educación, la ciencia y las comunicaciones – se encontraba en una severa regresión. 

En el año 1270 D.C.  el Zóhar reapareció, descubierto por Rav Moisés De León en España. Al mismo tiempo en que la luz del Zóhar empezó a irradiarse por el mundo, se encendió el inconciente colectivo de una generación, coincidiendo con el Renacimiento.