RAV ABRAHAM AZULAI – SIGLO XVII

El afamado Kabbalista Rav Abraham Azulai escribió un tratado kabbalista titulado "La misericordia de Abraham". Resaltan dos pasajes particulares.

En el primero, Rav Azulai escribió que una transformación espiritual significativa comenzaría en el año 2000. "Habrá una era en la que la Kabbalah se expandirá a ''las cuatro esquinas del planeta'', un período en el que el tiempo y espacio se encogerán, un momento en el que los secretos de la inmortalidad comenzarán a descubrirse ante los ojos del mundo".

El segundo pasaje revela un decreto histórico:
''Desde el año 1540 en adelante, los niveles básicos de la Kabbalah tendrán que ser enseñados públicamente a todos, jóvenes y viejos.  Solo a través de la Kabbalah podremos eliminar para siempre la guerra, la destrucción y la crueldad del hombre con su prójimo''. -La Misericordia de Abraham

Y así, sucedió que desde el año 1540 en adelante, la prohibición en contra de aprender Kabbalah desapareció. Pero había un problema…

El mundo estaba en una encrucijada. Las líneas existentes entre la ciencia, filosofía y misticismo se volvieron borrosas. Las mentes brillantes incursionaban libremente entre estas tres disciplinas. A diferencia del punto de vista de los científicos contemporáneos, no había una desaprobación en cuanto a una conexión entre la ciencia y el misticismo, pero entendieron lo que verdaderamente era: ¡Dos mitades de un todo!

A lo largo de la historia, ha habido hombres conocedores de filosofías, ciencias y tradiciones espirituales.  Algunos de estos hombres han usado la Kabbalah para su propio beneficio y honor, incrementando su ego y retrasando la llegada de un mundo lleno de paz y plenitud para toda la humanidad.

Desde esta perspectiva, estos seguían siendo tiempos peligrosos. Por lo tanto, era imperativo que los escritos del Arí permanecieran codificados y ocultos.

Sin embargo, la acción histórica de Rav Abraham Azulai, plantó oficialmente la semilla para la difusión de la Kabbalah a las personas. La semilla sólo tendría que esperar un poco más antes de poder germinar.