Una amistad inusual con un estudiante del Centro de Kabbalah inspira a un joven a reconsiderar sus creencias sobre la supremacía blanca.

La historia de Derek Black renunciando a la supremacía blanca, como lo registró el diario Washington Post, fue propiciada por una invitación a la cena de Shabat por parte de un miembro del Centro de Kabbalah, Matthew Stevenson.

Nacido en Miami, Florida, Matthew creció en el Centro de Kabbalah desde los diez años de edad. Cuando llegó el momento de seleccionar una institución de educación superior, Matthew escogió New College de Florida, una pequeña universidad pública en Sarasota que se especializa en artes y ciencias liberales. Con sólo ochocientos estudiantes, Matthew interactuó con personas de diversos orígenes y se hizo amigo de varios estudiantes del campus universitario.

Durante su primer año de estudio, algunas veces pasaba el rato con un chico llamado Derek Black a quien escuchaba tocar guitarra y cantar viejas canciones de country en los pasillos del dormitorio universitario. Derek, quien era un estudiante transferido del primer año, pasó su semestre de primavera estudiando en Alemania aprendiendo alemán. Se mantuvo en contacto con New College gracias a un foro estudiantil mediante el cual podían enviarse mensajes y noticias vía correo electrónico a todos.

En abril de 2011, mientras hacía una investigación sobre grupos terroristas, un estudiante descubrió información alarmante de Derek. Su padre, Don Black, alguna vez estuvo involucrado con el Ku Klux Klan (KKK) y fundó y dirigió una página web llamada Stormfront: el primer y más grande foro en línea para nacionalistas blancos, con más de 300.000 usuarios y el lema “Orgullo Blanco a Nivel Mundial”. La madre de Derek, Chloe estuvo casada con David Duke, un antiguo Hechicero Imperial del KKK y quien es el padrino de Derek. A los diez años, Derek había desarrollado la página web de Stormfront para niños. Mientras crecía, participó en el programa de radio de su padre por medio del cual Derek ayudó a popularizar la idea del genocidio blanco: la creencia de que los blancos están perdiendo poder debido a la inmigración de personas de otras razas.

Debido al sobresalto, el estudiante publicó en el foro: “¿Han visto a este hombre? Derek Black: creyente de la supremacía blanca, locutor de radio… ¡¿estudiante de New College?! ¿De qué forma respondemos a esto como comunidad?”.

Derek estaba entre quienes recibieron el mensaje, que incluía además una foto suya.

Matthew dice: “Estaba claro que Derek pertenecía a la nobleza de los nacionalistas blancos y estaba siendo preparado para convertirse en el siguiente líder del movimiento por la supremacía blanca. Nadie había conocido sus puntos de vista durante el primer semestre. Él no iba por el campus utilizando batas blancas o diciendo epítetos racistas, ni nada por el estilo. Yo pasé tiempo con él, y llevo puesta una kipá a todas partes y no tenía idea de sus creencias. Él simplemente no hablaba de eso. Pero si sabías por dónde buscar, podías encontrar lo que él decía en Internet o escuchar su programa de radio, y allí sí había cosas muy alarmantes”.

Para el momento en que Derek regresó a New College el otoño siguiente, el hilo del mensaje tenía más de mil respuestas haciendo que fuera el tema más popular en la historia de una universidad. Los estudiantes estaban sobresaltados por tener a un partidario del nacionalismo blanco en el campus, lo que obligó a Derek a vivir fuera de la universidad. Pero cuando asistía a clases, el cuerpo estudiantil se dedicó a hacerle la vida tan difícil como fuera posible. Matthew cuenta: “La gente le gritaba, le hacían el gesto del dedo medio y muchos estudiantes querían que fuera expulsado. Aunque Derek había tenido amigos durante su primer año de estudio, probablemente muchos se sintieron traicionados o perplejos, así que se encontraba aislado”.

Tras ser expuesto ante la universidad y al tener que enfrentar una respuesta muy agresiva por parte de los estudiantes, Derek se involucró más con el nacionalismo blanco. Él continuó con su programa de radio en el que David Duke era un invitado regular, y comenzó a organizar una conferencia sobre el nacionalismo blanco en Tennessee.

Otro estudiante de New College se enteró de la conferencia y publicó los detalles en el foro. Hubo un largo debate sobre cómo manejar la situación. Si bien muchos estudiantes rechazaban a Derek, un estudiante escribió: “Tenemos la oportunidad de ser activistas verdaderos y realmente influir en uno de los líderes de la supremacía blanca en Estados Unidos. Esto no es una exageración. Sería una victoria para los derechos civiles”.

Durante sus años de estudio en New College, en lugar de conducir tres horas y media hasta el Centro de Kabbalah de Miami cada fin de semana, Matthew algunas veces se quedaba en el campus y organizaba una cena de Shabat casual en su habitación en el dormitorio estudiantil. Las ocho o diez personas que asistían eran de diversos orígenes étnicos, religiosos y no religiosos. Matthew dice: “Yo cocinaba, oraba, recitaba el Kidush y la gente comía”. Luego de varias semanas reflexionando acerca de la situación, Matthew le envío un mensaje de texto a Derek en el que le preguntó: “¿Qué vas a hacer el viernes por la noche?”.

“Pensé que yo estaba en una posición un tanto peculiar de mostrarle a Derek cómo era ‘el enemigo’. Debido a lo que él había dicho en Internet y en su programa de radio, tenía cierta aversión; y cuando formas parte de un grupo nacionalista blanco esta actitud ciertamente viene con el paquete. Puede que mucho de ello provenga de la ignorancia. Él había crecido en un ambiente impregnado con una determinada concepción del mundo, y probablemente no había tenido contacto con muchos judíos, personas de color, inmigrantes, etc. Si nunca interactúas con estas personas, y todos los que están a tu alrededor te dicen cosas negativas, puede que resulte natural aceptar estos conceptos como una verdad absoluta. Así que la invitación [a la cena del Shabat] era una oportunidad para permitirle reunirse con estas personas y que viera cómo eran. Si las conocía y aún seguía odiándolas, al menos habría tomado una decisión estando más informado”.

Matthew había contactado a Derek tan pronto como él había regresado de Europa, y dicha invitación era la primera que Derek había recibido desde su regreso a la universidad, así que aceptó y fue a la cena de Shabat. Algunos de los invitados usuales estaban molestos al respecto y decidieron no asistir. Matthew dice: “Hice un trato con todas las personas de no discutir acerca del nacionalismo blanco, sobre asuntos raciales o cualquier cosa relacionada a su controversia. 

Básicamente fingimos que dichos temas no existían. Sabía que Derek no se quedaría ni regresaría si se sentía amenazado o si sentía que las personas estaban tratando de reprenderlo. 

Para mí, eso habría ocasionado que Derek pusiera sus defensas y que esa fuera la última noche en la que supiéramos de él”.

La decisión de incluir a Derek en cualquier actividad, incluyendo Shabat, seguía siendo controversial. Aunque Matthew y varios de sus amigos continuaban invitando a Derek, la mayoría de la universidad seguía comprometida con la idea de excluirlo de todo.

Matthew recuenta: “Según las conversaciones que tuve con muchas personas, la creencia principal era que ‘las personas no cambian’; ‘él siempre será de esa forma’; ‘puede que cambie, puede que no; no sin una razón…’.Y puede que esa estrategia haya tenido un efecto beneficioso. 

Pero yo sentía que estaba en una posición de crear un ambiente positivo en el cual Derek pudiera conocer personas con las que normalmente no interactuaría; personas a las que probablemente trataría con hostilidad, o que lo tratarían a él de manera hostil”.

Matthew continúa: “No estaba tratando de manipular a Derek para que cambiara. Pero la forma en la que él se comportaba en ese momento, su visión, su discurso en su programa radial, y así sucesivamente, no necesariamente significaban que eso fuera quien él era a nivel de su alma”.

Con relación a lo que aprendió en el Centro de Kabbalah, Matthew recuerda: “En el Centro se hace mucho énfasis en el concepto de la dignidad humana. El Rav hablaba de esto todo el tiempo, y eso influyó en mi creencia sobre la importancia de tratar a todas las personas por igual. 

Aun si Derek no sentía remordimientos por sus creencias, eso no nos daba el derecho de tratarlo sin dignidad”.

La sensibilidad de Matthew fue eficaz: Derek comenzó a asistir a Shabat cada semana, lo cual se convirtió en un par de años para cuando llegó la graduación. Durante ese período, Matthew y Derek formaron una amistad sincera, jugando billar y compartiendo como amigos, pero nunca discutieron el tema que era tan obvio.

“Puesto que uso Kipá y tengo barba, pensé que le resultaría difícil tener ese tipo de conversación conmigo. Es más difícil hablar de ello [con personas a quienes la cosmovisión de Derek atacaba y despreciaba]”, dice Matthew. Pero una asistente a Shabat, una mujer blanca que había sido criada en el catolicismo, sí habló con Derek fuera de las reuniones semanales de los viernes. 

“Debido a sus orígenes, ella no hirió sensibilidades. Pudo más bien debatir y discutir con Derek acerca de sus ideales. Con el tiempo sintió como esos ideales cambiaron y empezó a involucrase cada vez menos en sus antiguas actividades hasta que desaparecieron por completo”.

Derek, amante de la información y los hechos históricos, había basado su opinión en lo que parecía ser evidencia contundente. Cuando sus amigos vieron que estaba ambivalente, le mostraron estudios científicos sobre la relación entre el coeficiente intelectual y las razas que llevaban a problemas sociales y familiares como la desnutrición y la desigualdad en la educación. 

La lógica de Derek se desenredó. Un amigo lo instó a que dejara su mundo oscuro atrás antes de que arruinara su vida.

Mientras visitaba a sus padres ese verano, Derek aún pensaba qué hacer. Una noche salió de su casa, fue a un bar y escribió una declaración para el Centro Legal para la Pobreza Sureña (SPLC por sus siglas en inglés) desasociándose públicamente de la supremacía blanca y todo por lo que él era conocido.

Mientras buscaba en Google al día siguiente, Don Black se encontró con la publicación de Derek en el SPLC. Incrédulo, le envió un correo electrónico a su hijo diciendo: “Has sido víctima de un ataque informático”. Al no haber visto su cambio de conciencia ni saber los antecedentes, la familia de Derek tenía la prueba de ver más allá de su ideología lo suficiente como para aceptar la proclamación de su hijo.     

Matthew dice: “Derek hizo un gran sacrificio para poder hacer lo que él sentía que era lo correcto en su corazón”.

Con el tiempo, Derek pudo reconciliarse con su familia, aunque ellos aún están muy involucrados con el movimiento del nacionalismo blanco. Pero hay cierta aceptación en este punto y él puede tomar sus decisiones y vivir de la forma que quiere.

“En la Kabbalah se habla mucho de la transformación personal. Pienso que la mayoría de las personas que han estudiado en el Centro durante algún período de tiempo se han visto motivadas a cambiar algo de sí mismas, en muchos casos cosas que ni siquiera pensaban en cambiar o ni se daban cuenta que necesitaban cambiar. Así que no me parecía fuera de las posibilidades que alguien proveniente de un entorno bastante negativo, como el nacionalismo blanco, pudiera cambiar… si él realmente quería”.

Matthew abrió la puerta, Derek caminó hacia ella, y la Luz entró con él.

En la actualidad, Derek Black y Matthew Stevenson siguen siendo buenos amigos.