El Centro de Kabbalah de Medellín, Colombia, se asoció recientemente con otra organización benéfica para organizar un concierto para Voluntario de El Centro de Kabbalah explica cómo usar materiales de SFKniños en una escuela de un territorio indígena. La meta era ofrecer un día de diversión para los niños, dar inicio a un nuevo programa de música y estrenar un salón de clases para llevar a cabo dicho programa, así como compartir las herramientas de la Kabbalah a través del material de Espiritualidad para Niños (SFK por sus siglas en inglés).

La Escuela de Música para la Paz está ubicada aproximadamente a 40 kilómetros al Sur de Medellín en el pueblo de Valparaíso, cerca del Territorio Indígena Emberá Chamí. La escuela está dedicada a ofrecer a los niños de la comunidad local un espacio idóneo para aprender a tocar diversos instrumentos, tanto modernos como tradicionales, y practicar con ellos. Para celebrar la apertura del nuevo salón de música, el cual cuenta con instrumentos para cada uno de los estudiantes, la escuela unió esfuerzos con el Centro de Kabbalah de Medellín para la realización de un concierto en vivo para los niños. Diversos grupos musicales subieron a escena, incluyendo a la artista internacional Rakel, quien también es estudiante del Centro de Kabbalah. 

Asimismo, los niños llevaron a cabo la presentación de un baile tradicional de la etnia Emberá Chamí, mientras vestían su traje típico.   

La Escuela de Música para la Paz cuenta con dos maestros y ambos han recibido el entrenamiento de SFK para ser facilitadores del Nivel 1 del programa para sus 37 estudiantes. 

Antes y después del concierto, los miembros del Centro de Kabbalah de Medellín entregaron materiales y libros del programa SFK. Los voluntarios también hablaron con los niños y sus padres acerca de SFK, y les explicaron cómo utilizar el material. Marcela Vargas Osorio, voluntaria y miembro de la comunidad del Centro de Kabbalah de Medellín, dice: “Todo el mundo en la comunidad estaba emocionado. Las familias podían ver el potencial del programa de SFK y estaban muy alegres y agradecidos por esta gran oportunidad para sus hijos”.

“Este día, los niños recibieron música, instrumentos y libros de Luz”, señala Marcela, “Ha sido una experiencia hermosa, llena de Luz y amor”.