El Zóhar nos dice que el primer día de Tishrei, o Libra, es Rosh Hashaná, el comienzo de un nuevo año.  No queremos que este año entrante sea otra versión del año que acaba de terminar; queremos que sea mucho mejor que el año anterior, mejor que cualquier año que hayamos tenido. En este mes, y especialmente durante los dos primeros días de este mes (Rosh Hashaná) no queremos solamente atraer más Luz, no sólo mayor Luz, sino Luz que transforme cada aspecto de nuestra vida, tanto espiritual como físicamente.

Sin consciencia de nuestra parte, la Luz del Creador no se puede manifestar. Un nivel de consciencia que tenemos que tener en cuenta cuando hacemos nuestras conexiones durante este mes es la consciencia de pobreza.  Cada uno de nosotros está destinado a la grandeza, pero por conformarnos con menos, física y espiritualmente, no alcanzamos nuestro destino. Durante el mes de Tishrei no podemos conformarnos.  No queremos que este sea un año en el que recibamos menos de lo que estamos realmente destinados a tener.  Por ello, tenemos que comenzar este mes con una consciencia de pobreza, con el entendimiento de que no tenemos nada... y luego debemos querer tenerlo todo.

Los kabbalistas nos dicen que cada año que es pobre al comienzo, es abundante al final.  Así que al aproximarnos al inicio del año en Tishrei, debemos crear la consciencia de no tener nada y querer todo. De hecho, nada del año anterior se queda con nosotros, y ya que estamos iniciando sin nada, debemos pedir todo: salud, sustento, bendiciones, y completa satisfacción.

Un año que inicia con la consciencia de pobreza puede terminar con abundancia tanto física como espiritual.  Queremos alcanzar la grandeza por la cual vinimos a este mundo, y no conformarnos más con lo que tenemos, ni en el sentido físico ni el espiritual, ni estar satisfechos con lo que tenemos.  Entramos a este mes de Tishrei sabiendo que no tenemos nada y que no vamos a conformarnos con nada de lo que hemos tenido hasta ahora. Queremos todo nuevo, y queremos todo mejor que antes.

Al incorporar esta consciencia a través del mes de Tishrei, seremos capaces de atraer a nuestra vida el año que queremos; un año lleno de bendiciones, satisfacción, y Luz infinita.