De acuerdo con el día de acción de gracias y su énfasis en mostrar gratitud por lo que tenemos realizando  actos de
compartir, el Centro de Kabbalah de Nueva York organizó un evento de acción de gracias especial en un refugio de la zona. Alrededor de 50 voluntarios del Centro de Kabbalah se reunieron el domingo pasado en un refugio para mujeres sin hogar llamado Susan’s Place para compartir un día de actividades inspiradas en acción de gracias, comer y divertirse.

Susan’s Place es una residencia de transición con 200 camas dedicada a educar, preparar y ayudar en la transición de mujeres sin hogar a una vida independiente. Los voluntarios del Centro de Kabbalah se enfocaron en promover la autoestima de las mujeres de Susan’s place. Para lograrlo, se organizaron actividades divertidas e inspiradoras.

Los voluntarios donaron materiales para instalar estaciones de peluquería, maquillaje y manicura. Las mujeres de Susan’s Place agradecieron la oportunidad de ser consentidas, comentaron que se sintieron bellas y especiales. Karen Erickson de Joyerías Erickson Beamon, una voluntaria, instaló una estación para que las mujeres hicieran sus propias joyas. Las mujeres parecían disfrutar más hacer las joyas como regalos para sus amigas que hacerlas para ellas mismas. 

Un voluntario que es instructor de Zumba dio una clase inicial de baile en la que se motivó a las mujeres a moverse y bailar al ritmo de música energética.
Otro grupo de voluntarios que son cantantes hizo una lista de reproducción de su propia música y música popular que las mujeres disfrutaron cantar juntas. 

Además de las divertidas actividades, se les sirvió una comida de acción de gracias a las mujeres de Susan’s place. Voluntarios de todas las edades ayudaron a decorar el comedor, preparar el almuerzo y servir la comida mientras disfrutaban de la compañía de las mujeres involucradas. El Centro de Kabbalah ofreció varios postres de acción de gracias para el almuerzo especial. “Las mujeres estaban tan agradecidas y felices que nos preguntaron muchas veces, ‘¿Cuándo regresan?’” dice un voluntario.

Este fue el segundo evento que el Centro de Kabbalah ha organizado en Susan’s Place (el primero fue en junio cuando los voluntarios se aliaron con Hábitat para la Humanidad para organizar un evento similar y pintar un mural en el comedor). Los voluntarios del Centro de Kabbalah que participaron en el evento del día de acción de gracias disfrutaron compartir e involucrarse con las mujeres y se espera tener más eventos en el futuro.

“Lo primero que me viene a la mente sobre el día de hoy es gratitud. Estoy muy
agradecida por la oportunidad de estar con estas mujeres, de escuchar sus historias y sus sueños, las cosas por las que luchan y lo que están dispuestas a aceptar. Quizá sólo fue hoy, pero me pareció que es un lugar feliz con mujeres felices, la mayoría de ellas ansía dar el siguiente paso en su vida. Cuando nos fuimos sentí que había hecho nuevas amigas. 

Lo que más me gustó fue ver cómo hacían las joyas. Había tantas perlas y piedras que se convertían en collares y brazaletes para que estas mujeres las tuvieran, apreciaran y adornaran ellas mismas. Pusieron tanto amor y creatividad en hacer sus joyas. Lo que me sorprendió fue que muchas de ellas hicieron las joyas para alguna amiga y ¡no para ellas mismas!

Nuestra meta era darles un día lleno de esperanza, pero resultó que ellas nos dieron esperanzas a nosotros y la oportunidad de agradecer por lo que tenemos. Hacer voluntariado con amigos del Centro de Kabbalah de Nueva York se sintió como una maravillosa manera de retribuir colectivamente y de acercarme a mi comunidad.

Todos somos iguales pero tenemos situaciones de vida distintas. Cualquiera de nosotros podría ser una de estas mujeres. Espero que cada una de ellas tenga un milagro en su vida”. – Barbara, voluntaria del Centro de Kabbalah