Cuando cerramos un capítulo en nuestra vida, pasamos la página y comenzamos la vida como una nueva persona. Obtenemos una nueva manera de pensar y ser como nunca antes. Esto puede sucedernos cuando nos graduamos de la escuela y empezamos una carrera. Puede ser cuando nos casamos o iniciamos una nueva familia. A menudo ocurre después de pasar por un tiempo difícil. Hay muchos tránsitos en la vida, luego de recorrerlos nos volvemos personas totalmente diferentes. Obtenemos sabiduría, experiencia y, más importante aún, una conciencia más elevada. Esta semana pasamos la página en los libros de nuestra vida y comenzamos un nuevo capítulo. Somos personas nuevas con metas e ideas nuevas, y un corazón nuevo y abierto. Pasamos las páginas de nuestra vida y le damos la bienvenida a un nuevo mundo que nos espera.

Nuestra guía de esta semana es la famosa porción conocida como Beshalaj. Después de ser liberados de la opresión y la esclavitud, los israelitas se dirigieron a lo desconocido con el Creador y Moshé a su lado. “Y el Eterno iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche”. En la que es quizá la historia más dramática y cautivante de la Biblia, seguimos a los israelitas en su viaje por el desierto momentos después de su nueva libertad. Sin embargo, sorprendentemente el Faraón decidió que no debió haberlos liberado y comenzó a perseguirlos. Los israelitas acababan de llegar al Mar Rojo y detrás de ellos estaba todo el ejército del Faraón que los perseguía. “Y cuando el Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron al Eterno. Y dijeron a Moshé: ‘¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto?’”. El drama estaba al máximo, también el miedo de la gente. Moshé respondió a los israelitas: “No teman; estén firmes, y vean la salvación que el Eterno hará hoy con ustedes […] El Eterno peleará por ustedes, y ustedes estarán tranquilos”. El Creador le dijo a Moshé: “¿Por qué clamas a Mí? Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, sobre tierra seca”. Así pues, los israelitas continuaron hacia el mar. Al haber sido elevados por su experiencia y éxodo de Egipto, los israelitas eran personas nuevas. Estaban listos para su siguiente capítulo de vida y madurez espiritual. Con la ayuda de Moshé, su líder, escucharon al Creador y avanzaron. El Mar Rojo milagrosamente se dividió en dos y los israelitas caminaron en tierra seca. Esto no fue solo la división de un mar, sino el nacimiento de una nueva conciencia y vida. El mar fue como un vientre que dio a luz una nueva realidad y nivel espiritual para los israelitas. Luego de atravesar el mar, el ejército egipcio los siguió, pero el mar se cerró y los destruyó. Los israelitas y Moshé cantaron y se regocijaron en su milagrosa victoria. Más importante aún, cantaron y celebraron por las personas en las que se habían convertido y su nuevo nivel de madurez espiritual. En el mar no se ahogaron los egipcios sino más bien la vieja versión de los israelitas. Fueron destruidas sus adicciones, miedos y las murallas de sus corazones. Cantaron y celebraron la nueva vida que tenían por delante.

Esta semana todos somos llevados a nuestro siguiente nivel de crecimiento espiritual. Dejamos atrás la negatividad y los desafíos de nuestro pasado. El pasado quedó en el pasado. Ahora enfrentamos el futuro con una nueva fuerza y sabiduría. Somos los israelitas y avanzamos en la vida llevando con nosotros las lecciones aprendidas y el poder obtenido. En la vida, ninguna tormenta es eterna. En algún momento sale y brilla nuevamente el sol. Cada desafío que enfrentamos termina tarde o temprano. Pero, si bien dejamos atrás los sucesos, en nosotros quedan las lecciones aprendidas y las bendiciones que obtuvimos. Esta semana entendemos y aceptamos que los traumas del pasado ya no existen. Ya no somos el niño pequeño y vulnerable que fuimos en algún momento. Ya no estamos en esa relación abusiva. Ya no somos incapaces de ayudarnos a nosotros mismos. Es el momento de dejar ir el dolor y vernos por quienes somos actualmente. Somos adultos formidables y capaces de vivir una experiencia positiva. Podemos avanzar con entendimiento y valentía. Podemos aceptar la buena vida que existe el día de hoy. Finalmente nacieron una nueva vida y un nuevo modo de pensar. Iniciamos nuestro siguiente capítulo con un corazón nuevo y amoroso. No tenemos miedo de dar y servir al mundo. Pensamos en los demás y tratamos a todos con la bondad, el amor y la dignidad humana que merecen, ya que el amor es nuestra conciencia nueva y superior.

Esta semana en tus meditaciones, visualízate bajo la Luz más beneficiosa. Eres la suma de todo lo que has vivido y aprendido. Eres sabio y hermoso. Estás listo para enfrentar al mundo y cualquier desafío futuro con confianza, certeza y los muchos regalos que has ganado. El pasado quedó en el pasado, ya no te atormenta ni te controla. Déjalo ir. Avanza y pasa la página hacia el siguiente capítulo de tu vida. Eres un nuevo ser. Tu corazón está listo para amar. Tienes entendimiento, conocimiento, experiencia y sabiduría espiritual. Eres una nueva persona. Sales del mar completamente limpio y renovado. Tienes un poder que nunca antes habías sentido. Diste a luz a una nueva vida y tu corazón se abre por completo. El futuro es brillante y solo te esperan cosas buenas.