Cuando la majestuosa águila calva vuela desde su nido en la montaña, su velocidad y concentración parecen de otro mundo. La gracia y la belleza del águila sólo son igualadas por su precisión y poder. Dado que sus ojos son seis veces más precisos que los de los humanos, pueden abalanzarse hacia su objetivo a velocidades que alcanzan los 160 kilómetros por hora. Parecen ser máquinas sobrenaturales que vienen del futuro, y poseen supremacía y esplendor de otra dimensión. Las águilas nos enseñan la importancia de la concentración, la velocidad y la “levedad” en el aire. Encarnan la maravilla de flotar sin la limitación de la gravedad. Son consideradas una de las tres bestias sagradas de la naturaleza.

Nuestra misión en la vida también obtiene una concentración aguda esta semana. Un cambio a alta velocidad se acelera en el cosmos. Esta semana comenzamos a implementar los cambios necesarios a fin de prepararnos para el siguiente capítulo de nuestro viaje espiritual. Al igual que al águila, el universo nos otorga una mirada aguda para concentrarnos en el futuro, y la agilidad y la velocidad para alcanzar con precisión nuestro objetivo espiritual. Esta semana somos águilas. Al ascender al destino divino que es nuestra alma, alcanzamos la conexión y la unión con la fuente de todas las cosas: el Creador mismo.

Nuestra porción y guía de la semana es Bamidbar. Bamidbar es una descripción del escenario que tenemos frente a nosotros en nuestro nuevo libro de Moshé llamado el libro de Números. Bamidbar es el primer capítulo de este nuevo libro y generalmente significa “desierto”. Aquí los israelitas están viajando por el desierto mientras trabajan en su camino espiritual y se dirigen hacia su meta de llegar a la “Tierra Prometida”, una tierra en la que la plenitud, inmensa alegría y felicidad reinan sobre todas las cosas. La Tierra Prometida es la manifestación de la conexión y la unificación con el Creador. Es el final de todo dolor, sufrimiento e incluso de la mismísima muerte. Bamidbar es un tiempo en el que el viaje comienza a intensificarse y los israelitas finalmente comienzan a tener su meta a la vista. En este capítulo, los israelitas son contados y organizados en grupos alrededor del Tabernáculo. También aprendemos sobre la ascensión de un grupo especial de israelitas y su trabajo especial con el Tabernáculo. Los israelitas pasaron por la preparación para una batalla espiritual. Son elevados y adquieren la energía e información necesarias para llegar a su siguiente nivel de transformación espiritual.

Esta semana también es nuestro momento. El cosmos ahora nos motiva a reunir nuestra información, establecer nuestros planes y comenzar nuestra ascensión para dar el siguiente paso de nuestro viaje espiritual. Esta porción es un regalo vital que el Creador siempre nos envía antes de la festividad de Shavuot, la festividad en la que recibimos la gran herramienta de la Torá. A nivel energético, Shavuot es cuando alcanzamos la cima, cuando alcanzamos el nivel más alto posible de todo el año. En Shavuot podemos tener acceso a la Fuerza de Luz del Creador y unirnos a ella para atraer la energía de Inmortalidad y la eliminación del caos del mundo. Esta semana, nuestros ojos se vuelven más agudos cuando alzamos el vuelo para alcanzar la meta espiritual más alta de todas: el Creador.

Después de dejar la pesadez del mes pasado, la primera semana de Géminis es un tiempo bienvenido y más ligero. El universo nos apoya con un necesario impulso de energía para ayudarnos a continuar nuestro trabajo espiritual y el logro de nuestras metas. Volamos alto mientras atraemos una gran Luz que nos eleva a un nuevo nivel de nuestro viaje individual. Quizá estemos buscando nuestro amor verdadero. Quizá queramos encontrar más propósito en nuestra carrera. Quizá deseemos más paz. Sin importar cuál sea nuestro karma individual y propósito de vida, la unión con el Creador es la meta universal que todos tenemos en común. La base de nuestro trabajo espiritual siempre ha sido unir fuerzas con esta energía, eliminar la apatía de nuestro corazón y eliminar cualquier espacio entre nosotros y nuestro prójimo. Deseamos llegar a nuestra Tierra Prometida de plenitud, bendiciones y alegría auténtica. Esta semana podemos finalmente ver la meta en la distancia. Sentimos el viento en nuestra espalda que nos da la energía necesaria para llegar a nuestro destino.

En tu meditación esta semana, pide prestados los dones del águila. Asume su belleza, velocidad, levedad y concentración. Eres ligero y rápido. Te mueves en el aire, ves cosas a kilómetros de distancia. Ves claramente detalles del mundo y de tu futuro. Tienes una concentración y un poder que nunca antes habías sentido. Esta semana extiende finalmente tus alas en el cielo y avanza bastante en tu camino espiritual. Esta semana persiste y conéctate con la divinidad interior. Siente cómo se expande tu capacidad para amar y el modo en el que el principio de amar a tu prójimo como a ti mismo entra en tu corazón. Cuando estamos dispuestos a eliminar el espacio que hay entre nosotros y el prójimo, podemos eliminar el espacio entre nosotros y el Creador.

Ha llegado el momento para elevarnos de nuestro nivel actual y ascender a nuevas alturas que no han sido alcanzadas aún. Esta semana, deseo que todos logremos llevar nuestro corazón a niveles superiores.