La Luz es la energía del Creador. El Creador es la fuente de energía detrás de todo en este mundo. Desde el gran sol que sale cada día para iluminar nuestro mundo hasta la llama de la vela en la noche que elimina la oscuridad, la energía del Creador se manifiesta en innumerables regalos y milagros. Podríamos vivir sin comida ni agua por un tiempo, pero sin la energía del Creador no podríamos sobrevivir ni por un segundo. La gloria de la Luz es nuestro regalo esta semana. Esta semana, el evento cósmico de Luz conocido como Janucá brilla en todo el mundo, genera la energía de milagros y maravillas. Al igual que al encender una vela en una noche oscura, el cosmos irradia una enorme cantidad de Luz en nuestro mundo. La energía más poderosa de todo el año es revelada en este momento, y con ella viene el gran amor del Creador por cada uno de nosotros. La oscura noche termina y la Luz de los milagros comienza.

Nuestra excepcional guía de la semana, la porción de Mikets, siempre conecta con Janucá y la energía de los milagros. Mikets significa “al final”. La oscuridad finalmente acaba para nuestro amigo Yosef. Después de años de desafíos y grandes dificultades, leemos sobre el final de la noche oscura en la vida de Yosef. Después de ser vendido y traicionado por sus hermanos, falsamente acusado de un crimen y enviado a prisión, Yosef es finalmente liberado. Él es convocado por el Faraón, el rey de los egipcios, para interpretar su sueño. La Biblia nos dice: “Entonces el Faraón mandó llamar a Yosef, y lo sacaron aprisa del calabozo”. Al igual que el poder de la Luz, hicieron salir a Yosef rápidamente y comenzó a brillar. Debido a la conexión que Yosef tenía con el Creador, tuvo la habilidad de interpretar y predecir una hambruna venidera a partir del sueño del Faraón. Le dio la advertencia al Faraón y le sugirió un sistema para almacenar comida a fin de evitar que la gente muriera de hambre. Gracias a eso, no solo fue liberado de la cárcel, sino que también le otorgaron la posición más alta de todo el territorio. Yosef se convirtió en el gobernante de Egipto, todo el dinero y el poder fluía a través de él. Yosef pasó de ser un esclavo preso y pobre a un poderoso y adinerado gobernante, todo en cuestión de un instante. Como una vela en la oscuridad, Yosef, a la velocidad de la luz, ascendió a la gloria. Pudo salvar al mundo de la hambruna, incluyendo a su padre y hermanos. 

Yosef es la personificación de la conciencia positiva. Mientras que Yosef estaba en el calabozo, estuvo en control total. Siempre mantuvo su certeza en el poder del Creador. Yosef es nuestro canal para obtener la conciencia superior que permite que la Luz del Creador llegue al mundo físico. Él es nuestro canal para permitirle a la Luz entrar en nuestra vida. La conciencia de Yosef entiende que en un abrir y cerrar de ojos todo puede cambiar. Esa conciencia sabe que la Luz del Creador puede hacer que ocurra cualquier milagro, sin importar cuán difícil parezca. De verdad podemos ser un esclavo y luego pasar a ser un gobernante. Al igual que la velocidad de la luz conquista la oscuridad de una habitación, del mismo modo la Luz del Creador nos redime. Solo necesitamos abrirnos a recordar y confiar en el poder del Creador para hacerlo.

No es sorpresa que la semana de Mikets y Janucá coincidan. Son una sola. El cosmos se abre completamente esta semana para permitirle a la Luz del Creador brillar en nuestro mundo, y como Yosef, traer a nosotros cosas inesperadas y milagrosas. Al mantener el poder de la Luz en su mente y corazón, Yosef permitió que bendiciones y buena fortuna entraran en su vida. Llegó al nivel de la mente sobre la materia y un verdadero milagro para sí mismo, el mundo y su familia. Al encender nuestras menorás esta semana, nosotros también atraemos a nuestra vida esta misma energía, eliminamos de este modo la oscuridad de nuestra vida y le ponemos fin a cualquier negatividad que estemos enfrentando. Es una de las semanas más positivas y llenas de bendiciones de todo el año, y esta gran Luz del Creador brilla para cada uno de nosotros alrededor del mundo. Al mantener la conciencia positiva de que el Creador nunca nos abandona y de que siempre hay un plan para nuestro bien, permitimos que fluya la Luz de los Milagros.

Esta semana, nuestra meditación llega cada noche con el encendido de nuestra menorá para Janucá. Cada noche, cuando la noche cubra el mundo, tendremos el regalo y la gran oportunidad de eliminar esta oscuridad. Antes de encender las velas, respira profundamente. Detente por un momento y aprecia la Luz que estás por crear para el mundo. Con cada vela que encendemos, eliminamos la oscuridad que está en nuestro corazón, en nuestro hogar y en el mundo. Esta Luz instantáneamente llena cada rincón oscuro. Le ponemos fin, de una vez por todas, a cualquier juicio y odio que tengamos por dentro. Permítete ser cubierto por esta Luz. Siente el amor por toda la humanidad crecer en tu corazón. Permite que se encienda tu vela interior con el esfuerzo consciente de ponerle fin a todo conflicto con los demás y, en su lugar, elegir actuar con dignidad humana y amor. Este amor por los demás nos permite amar al Creador y, como resultado, nos permite atraer Su Luz a nuestra vida. La Luz de los Milagros brilla esta semana y finalmente acaba con la oscuridad en nuestra vida.

Les deseo una alegre semana de amor, bendiciones, Luz y milagros.