Venimos a este mundo para cumplir el propósito de nuestra alma. Algunos venimos a canalizar grandes ideas e inventos. Artistas y músicos vienen a expresar y ofrecer su contribución al arte y la música. Escritores y poetas ofrecen palabras inspiradoras. Padres y madres crían a nuestros futuros líderes, y estos líderes nos ayudan a romper las cadenas que nos retienen. Al igual que un ave que anhela la libertad de su jaula, nosotros deseamos liberar el propósito de nuestra alma en este mundo. Llegará el día en el que nuestras alas se podrán abrir mientras volamos hacia nuestro propósito. Esta semana, ascendemos hacia la vida que estamos destinados a vivir. Al darle la bienvenida a la Luna Nueva de Acuario, comenzamos un nuevo capítulo en el que somos llevados a niveles superiores. Como un ave que es liberada de su jaula, finalmente nos libramos de todo lo que nos limita y volamos hacia una nueva realidad en donde están nuestros sueños. Hay un llamado que seguir, y esta semana el Creador nos regala la mayor de las libertades: la capacidad de vivir el verdadero llamado de nuestro corazón.

Nuestra ayuda Divina esta semana es la porción conocida como Bo. En Bo leemos sobre la famosa liberación de los israelitas de Egipto. En realidad, Bo es la historia de Pésaj y, debido a esto, recibimos toda la energía de Pésaj esta semana en conjunción con la energía de la Luna Nueva de Acuario. ¡Qué semana tan increíblemente poderosa y positiva tenemos en el cosmos! En Bo, el Creador, junto a Moshé y Aharón, continúa pidiéndole al Faraón que libere a los israelitas de la esclavitud. Sorprendentemente, incluso después de que el Creador había provocado dos plagas más, la plaga de langostas que devoraron toda la tierra y la plaga de la oscuridad total que duró tres días, el Faraón seguía sin dejar en libertad a los israelitas. El Creador advierte al Faraón de la última y poderosa plaga que le quedaba por provocar. La última plaga enviada al Faraón fue la muerte de todos los primogénitos de Egipto, incluido el suyo. A los israelitas se les indicó que debían permanecer en casa para que esta plaga no les afectara. Esta plaga final fue tan fuerte y devastadora que el Faraón fue forzado a liberar a los israelitas. Finalmente, los israelitas fueron liberados y dejaron Egipto en la noche para dirigirse a su destino: la tierra prometida que mana leche y miel. No olvidemos que la Torá no solo es una historia, sino un documento de energía codificado que fue diseñado para ayudar a toda la humanidad en su camino en este mundo hoy en día. Las plagas fueron la cura, permitieron que los israelitas fuesen liberados, no de la esclavitud del Faraón, sino de su propio pensamiento limitado y sus miedos. Hubo un total de diez plagas, cada una limpió un chakra del cuerpo humano. Estas plagas, principalmente las últimas tres sobre las que leemos esta semana, destruyeron la conciencia negativa de los israelitas. Una vez que hicieron estos cambios importantes en su interior, con la ayuda del Creador, pudieron ser liberados de las prisiones y limitaciones creadas por ellos mismos. Sus almas fueron liberadas para finalmente amar y encarnar los atributos del Creador. Desecharon sus miedos y pudieron hacer brillar su verdadero ser. Todo lo que necesitaban era la valentía para soltarse y confiar en que el Creador esperaba por ellos.

Nosotros somos los israelitas y tenemos nuestro propio camino por recorrer en la vida. Desafortunadamente para muchos de nosotros, a veces contemplamos el camino y sentimos miedo de dar el primer paso. Miramos desde nuestra jaula con la incerteza de que nuestras alas nos ayuden a volar. Olvidamos que el Creador es nuestro compañero y el viento bajo nuestras alas. Quizá soñemos con grandes cosas en nuestra vida, pero dejamos que las dudas actúen como pesadas cadenas. Quizá lleguemos a pensar erróneamente que no somos suficientemente capaces ni talentosos. Quizá estemos convencidos de que nuestro corazón no es suficientemente grande, ¡pero sí lo es! Esta es la semana en la que podemos librarnos de todo lo que nos retiene. Podemos eliminar de nuestro ser esta conciencia negativa que nos esclaviza como el Faraón. Somos liberados de los límites de nuestra propia mente y de la jaula que nosotros mismos construimos. Recordamos que no estamos solos en este viaje, que el Creador es nuestra principal fuente de energía y poder. Sin embargo, somos nosotros quienes debemos estar dispuestos a dar el primer paso para salir de nuestra jaula. El Creador no puede obligarnos a salir. Debemos dar el primer paso para luego ser guiados y apoyados en la manifestación de nuestro propósito más genuino y hacer realidad nuestros sueños. Somos liberados para expandir nuestros corazones y encarnar las cualidades del Creador. Soltamos el egoísmo y acogemos el compartir. Soltamos nuestros miedos y le damos la bienvenida al amor. Renunciamos al odio y recibimos bondad. La chispa de Dios es liberada y nuestras alas se abren como nunca.

Esta semana en tus meditaciones, haz una lista de todos tus deseos de vida. Escribe tus sueños, deseos y anhelos. Permite que el deseo en ti se despierte y se forme. Esta es la semana ideal para avanzar hacia esta realidad. Esta es la ventana de tiempo que te permite comenzar a seguir tu llamado superior en la vida. Luego, en una lista separada, escribe las cosas que te podrían estar impidiendo vivir esta vida. ¿Cuáles son tu miedos y preocupaciones? Observa la lista y pídele al Creador que te ayude a superar estos límites. Toma la lista y quémala con precaución, así la liberas de tu ser. El Creador se acerca a cada uno de nosotros esta semana y abre nuestras jaulas. Salimos al mundo con alas extendidas y volamos hacia nuestro destino. Dejamos atrás nuestra vieja vida y le damos la bienvenida a la nueva. La Luz de la libertad brilla y escuchamos el llamado. Somos liberados y la Luz en nuestro interior brilla con más intensidad que nunca. Somos libres para, finalmente, convertirnos en todo lo que hemos deseado convertirnos y en todo lo que estamos destinados a ser. Se activa nuestro Creador interior.