¿Recuerdas haber querido atrapar una mariposa cuando eras niño? Con sus delicadas alas, la mariposa revolotea y flota elegantemente en el aire. Sin embargo, parecía que entre más intentáramos atraparla, más nos esquivaba. Pero, si nos hubiésemos quedado inmóviles, hubiésemos inhalado profundamente y extendido nuestra mano, quizá se nos habría posado en la palma de la mano.

A menudo, nos provocamos mucho dolor innecesario al no pasar la página ni permitirle al universo revelarnos su plan. George Ohsawa escribió: “La vida puede ser muy fácil. Rehúsate a pasar la página y serás como una persona que se está ahogando; mientras más luches, más rápido te hundes”. Quizá estas sean las palabras más verdaderas jamás dichas.

En la porción de esta semana, Vayigash, Yosef finalmente se muestra ante sus hermanos. Los mismos hermanos que lo vendieron como esclavo y le provocaron tanto dolor a la familia. Los mismos hermanos que se preguntaban sin cesar cuál era la causa del caos que estaban viviendo. No obstante, cuando Yosef reveló que estaba vivo, ¡encontraron la pieza final del rompecabezas! Finalmente entendieron todo. Yosef les dice a sus hermanos que el Creador había dirigido toda su experiencia de vida y que todo lo que ocurrió tenía una buena razón.

Permíteme preguntar: en cualquier dificultad que puedas estar enfrentando ahora, si supieras que al final todo se resolverá, ¿tendrías dudas o preocupaciones?

El regalo que podemos recibir esta semana nos ofrece mucha paz. Se nos dan los ojos para ver desde una perspectiva más alta y, por consiguiente, entender la verdad: que todo lo que ocurre es por nuestro bien.

Vayigash significa “acercarse” y, en efecto, cada uno de nosotros es llamado en estos días a acercarse a la sabiduría del Creador y del universo. Con esta mayor conexión, quizá podamos estar abiertos a aceptar nuestro proceso actual, sea cual sea, y saber que la mano del Creador está presente. Ya que en dicha aceptación podríamos experimentar una nueva paz. No continuaremos asumiendo la gran carga de estar al centro del universo. La aceptación nos permite ser pequeños para que el Creador sea grande.

Tal y como he dicho antes: “La Luz está involucrada en el proceso”. Cuando nos acercamos a la Luz, se ilumina el plan superior para que podamos verlo. No es coincidencia que nos reunamos con nuestra familia en esta época del año, del mismo modo en el que Yosef y sus hermanos lo hicieron. Somos delicadamente motivados a conocer la Luz y a conocernos entre nosotros un poco más.

No importa el puente que estés cruzando o que debas cruzar pronto, debes saber que hay un plan para ti y que no estás solo. El Creador te acompaña en cada paso del camino. Hay una razón para todo lo que ocurre. Al avanzar en nuestro camino espiritual, podemos ver que la Luz estuvo siempre con nosotros. Podemos llegar a entender que, en efecto, el Creador obra de maneras misteriosas.

Esta es la temporada en la que escuchamos a amigos y vecinos decir: “Paz en la Tierra, a los hombres de buena voluntad”. Es posible. Puede ocurrir. Yo creo en ello. La paz en la tierra inicia con encontrar un poco más de paz en nuestro corazón. Esta semana, ese regalo puede ser nuestro.

Tómate el tiempo, en los próximos días, para encontrar ese lugar tranquilo de quietud que existe dentro de ti. Durante tus meditaciones, respira profundamente y visualiza a tus ángeles guardianes caminando contigo. Visualiza la hermosa Luz del Creador iluminando tu camino. 

Suelta el volante. Permite que el plan del Creador se revele. Y si tienes suerte, mientras estás allí sentado, una hermosa mariposa podría posarse en tu hombro.

Cuídense, amigos míos, y reciban todo mi amor,

Karen