¡Hola a todos!¡Empecemos con las buenas noticias antes de lidiar con las cosas intensas! ¡La carta de esta semana es muy aguerrida, por decir poco! Seis planetas ya están en fuego. 

La Luna está en el inquieto Aries, que se acerca a Urano. Mercurio ya está en el orgulloso Leo. El ascendente de la carta es Acuario con el Nodo Sur muy cerca de él. Por último, el Sol y Marte están más en conjunción que nunca.

Esto nos da una buena dosis de fuego, dinamismo y una perspectiva optimista sobre la vida. 

¡La carta definitivamente se siente más viva que antes y mucho menos desanimada! Así pues, ocurren sucesos, las cosas se mueven en nuestra vida, ¡pero no necesariamente en la dirección que queremos! La energía de Acuario nos dará un fuerte elemento sorpresa; ¡es apropiado decir: espera lo inesperado!

Hasta ahora todo bien. ¡Las sorpresas siempre están del lado positivo!

Ahora, examinemos los desafíos potenciales…

El 11 de julio entramos en una zona cósmica bastante complicada que tiene el potencial de traer mucha Luz, pero a veces se siente un poco radioactiva. Este período se extenderá por tres semanas en total y terminará el 2 de agosto. Técnicamente, la parte más difícil de esta zona de tiempo es la última de las tres semanas. Los kabbalistas siempre recomiendan tener cuidado y controlar nuestro temperamento durante este tiempo en particular. Evita empezar algo desde cero, ¡todo parecerá lo contrario de lo que realmente es!

A continuación, un simple kit de supervivencia para estas tres semanas:

Primero, ¡cuídate de los mares y océanos! En este momento hay mareas altas y también es la temporada de medusas y otras especies marinas que pueden provocar inconvenientes o llegar a ser peligrosas. Esto SIEMPRE ocurre durante estas tres semanas. ¡Es como si los mares nos desalentaran a nadar en ellos! ¡Está de más decir que correr riesgos (hacer paracaidismo, comprar una nueva Harley Davidson, etc.) no es una buena idea en este momento!

En segundo lugar, debemos evitar grandes compromisos o contratos hasta el 2 de agosto, y mantener un perfil bajo tanto como sea posible. Sé más humilde, por así decirlo.

En tercer lugar, todos sentimos el estrés de este período de tiempo, por eso tendemos a ser muy reactivos. Por ejemplo, en este tiempo se presentan muchos más casos de furia al volante. 

La única manera en la que podemos contrarrestar esta tendencia es actuar de manera exactamente opuesta. Y esa es la tarea más importante de la semana: sonríe, sé hospitalario y usa la energía del cálido y acogedor Cáncer, que aún está presente en el cosmos, para equilibrar la actual energía egocéntrica.

Estas tres semanas siempre comienzan dos días después de la luna llena de Cáncer y duran hasta el décimo día del mes lunar de Leo. Ya sabemos, gracias al Libro de la Formación, o Séfer Yetsirá (el primer libro de Kabbalah, escrito hace 4.000 años), que estos dos signos son muy extremos en su comportamiento. Son muy generosos y amorosos, pero cuando son molestados se comportan de manera completamente egocéntrica.

Para el signo de Cáncer, tan pronto como la Luna comienza a menguar en su propio signo, se crea un desequilibrio y las emociones se descontrolan; el pesimismo, la ansiedad y el miedo flotan a nuestro alrededor. En cuanto a Leo, cuando comienza el nuevo mes lunar, la irradiación de la energía del Sol puede ser difícil de soportar y puede hacer sentir como que todo arde: las emociones, las relaciones, etc.

La clave para la cancelación de estos efectos secundarios es mantener nuestro comportamiento bajo control constantemente, es decir, ¡nada de cambios exagerados, exceso de drama ni de nada! Debemos mantener nuestro corazón y puertas abiertas. ¡Evita juicios apresurados a toda costa! Dales a tus amigos el beneficio de la duda. No lograr mantener nuestra conciencia a flote creará complicaciones en nuestro karma. ¡No, gracias!

No importa lo que ocurra, cooperemos y busquemos más unidad. Tenemos que ir a lo profundo de nuestro corazón para erradicar la separación y el espacio. Por supuesto, el comportamiento reactivo debe ser eliminado de nuestro diccionario hasta nuevo aviso (¡Espero que sea para siempre!).

¡Continuará!

Les deseo mucho amor y Luz esta semana,

Yael